Media Contact

Ewa Magiera
IUCN Media Relations Manager
Phone: +61 (0)434 025 278
+41 76 505 33 78

Margot Marshall
Australian World Parks Congress Media Enquiries
Media & Public Affairs Director
Phone: 02-6274 2846
Mobile: 0418 624 847

Note: For all other enquiries please see the Contact Us page.

Al prepararnos para el Congreso Mundial de Parques de la UICN 2014, que se celebra en Sídney, Australia, es hora de hacer un balance de la acción desarrollada a nivel mundial, en estos últimos diez años, a fin de preservar los paisajes terrestres y marinos más vitales de nuestro planeta. Presentamos a continuación una lista de algunos de los principales eventos que han incidido en las áreas protegidas desde el anterior Congreso Mundial de Parques de la UICN, que tuvo lugar en Durban, Sudáfrica, en 2003, y fue una fuente de inspiración en diversos aspectos. Este decenio fue marcado por algunos logros notables así como por importantes problemas; se requieren medidas urgentes para salvaguardar los avances de los últimos decenios. Las reflexiones que figuran a continuación constituyen una útil perspectiva para los debates que se desarrollarán en el Congreso Mundial de Parques 2014 y los contenidos de la Promesa de Sídney, documento principal que emanará del Congreso.

Logros

Un decenio de crecimiento. En los últimos 10 años, se sumaron unos 14 millones de km2 – un área equivalente aproximadamente a la Antártida - a la superficie total de áreas protegidas del planeta. El número total de sitios que figuran en la base de datos Protected Planet, elaborada conjuntamente por el Centro de Monitoreo de la Conservación Mundial del PNUMA, la UICN y su Comisión Mundial de Áreas Protegidas, se ha duplicado desde 2003 y actualmente asciende a más de 200.000. La edición 2014 del informe Planeta Protegido, que incluye las cifras más recientes, se presentará en oportunidad del Congreso Mundial de Parques de Sídney.

Un acuerdo global acerca de las áreas protegidas. A raíz de los debates celebrados en Durban, cerca de 200 países concertaron en 2004, en la reunión del Convenio sobre la Diversidad Biológica, el primer acuerdo global relativo a las áreas protegidas (el Programa de Trabajo); luego, en 2010, acordaron nuevas metas mundiales de protección de no menos del 17% de los sistemas terrestres y el 10% de los océanos de aquí al año 2020. A fines de 2014, nos encontramos a mitad de camino hacia la consecución del plazo de 2020.

Importante avance en materia de conservación de los océanos. El área oceánica protegida registró un considerable crecimiento desde el Congreso de Durban, pasando de menos del 1% a cerca del 3% en la actualidad. Estados Unidos, Nueva Caledonia y las Islas Cook, entre otros países, han anunciado la creación de nuevas grandes áreas marinas protegidas en el Océano Pacífico. A pesar de todos estos avances, la extensión oceánica protegida aún dista mucho de alcanzar la meta mundial del 10%, y la carencia de protección se hace sentir particularmente en el “alta mar” – las áreas que se encuentran fuera de las jurisdicciones nacionales. Se espera que en oportunidad de este Congreso de 2014 se contraigan nuevos compromisos de conservación marina.

Un mayor reconocimiento de las áreas conservadas por pueblos indígenas. El Congreso de Durban marcó el comienzo de un "nuevo paradigma" para las áreas protegidas, basado en el respeto de los derechos de los Pueblos Indígenas y las comunidades locales. Desde 2003, ha habido un creciente reconocimiento de las diversas formas de gobernanza y administración de las áreas protegidas en todo el mundo, en particular del papel de los Pueblos Indígenas como sus custodios. En Mesoamérica, por ejemplo, cerca del 60% de la superficie de las áreas protegidas se encuentra en territorios indígenas. En Australia solamente, más de 20 millones de hectáreas han sido declaradas Áreas Protegidas Aborígenes en poco más de un decenio, y este movimiento cobra impulso en el mundo entero.

Compromisos de “zonas vedadas” en los sitios del Patrimonio Mundial. Los gobiernos y la sociedad civil han afirmado en repetidas ocasiones que los sitios del Patrimonio Mundial - áreas reconocidas por su Valor Universal Excepcional - deben ser protegidas como "zonas vedadas" donde está prohibido realizar actividades mineras y extractivas. En el Congreso de Durban, el Consejo Internacional de Minería y Metales, en representación de 22 empresas mineras y metalúrgicas, así como de 32 asociaciones mineras y de materias primas, se comprometió a respetar las áreas protegidas designadas legalmente, y más específicamente, a no efectuar actividades de exploración ni de explotación dentro de los sitios naturales del Patrimonio Mundial. Desde entonces, otras grandes empresas, entre ellas Shell y Total, han seguido este ejemplo y se han comprometido a no operar en los sitios del Patrimonio Mundial. Sin embargo, muchos sitios del Patrimonio Mundial de diversas partes del mundo, en particular el Parque Nacional de Virunga, la reserva más antigua y de mayor diversidad biológica de África, están actualmente sometidos a presiones del sector industrial extractivo, y muchas otras áreas protegidas se enfrentan a presiones crecientes por parte de las industrias extractivas y de otros usos de las áreas terrestres y marinas.

¡Las áreas protegidas funcionan! Diez años después de Durban, existen pruebas sólidas de que unas áreas protegidas bien manejadas y dotadas de los recursos adecuados alcanzan realmente sus objetivos de conservación y aportan importantes beneficios a las poblaciones humanas. Estudios recientes muestran que las especies amenazadas que se encuentran fuera de las áreas protegidas avanzan hacia la extinción dos veces más rápido que las que se hallan dentro de dichas áreas. Las áreas protegidas suministran agua potable a un tercio de las 100 urbes más grandes del mundo, almacenan la misma cantidad de carbono que los bosques tropicales y proporcionan trabajo y medios de vida a millones de personas en todo el mundo.

En los Estados Unidos, la cuenca de Catskills suministra agua dulce a nueve millones de neoyorquinos, ahorrando miles de millones de dólares en costos de infraestructura. Las áreas protegidas de México rinden 50 dólares estadounidenses por cada dólar invertido, a través de servicios de protección climática. Tras el terremoto y el tsunami de 2011, Japón puso en marcha un proyecto de reconstrucción ecológica para proteger el litoral dañado contra futuras catástrofes. La emblemática Gran Barrera de Coral australiana aporta más de 5500 millones de dólares australianos a la economía del país y genera cerca de 70.000 empleos.

Problemas

La crisis de la escalada de la caza furtiva. En el último decenio se ha registrado una escalada de la caza furtiva en África; unos 100.000 elefantes fueron abatidos ilegalmente entre 2010 y 2012. Desde 2010, más de 3000 rinocerontes fueron víctimas de dicha caza en Sudáfrica solamente; el emblemático Parque Nacional Kruger ha sido descrito recientemente como una "zona de guerra". La delincuencia relacionada con la vida silvestre se ha convertido en una grave amenaza para la estabilidad y la prosperidad de algunos países. Más de 1000 guardaparques fueron asesinados en todo el mundo y muchos más resultaron heridos en los últimos 10 años, principalmente por cazadores furtivos y bandas criminales. El alcance y el impacto del comercio ilícito de vida silvestre y los nuevos enfoques para combatirlo se discutirán en el Congreso de Sídney.

¿Están las áreas protegidas realmente protegidas? Pese a la protección oficial, la tala ilegal, la minería y la extracción de otros recursos van en aumento en muchas áreas protegidas de todo el mundo. En algunos casos, los gobiernos han permitido el debilitamiento de las áreas protegidas existentes y a veces la reducción de su extensión y la supresión de su protección legal. Según estudios recientes, a nivel mundial sólo una cuarta parte de las áreas protegidas cuentan con un manejo adecuado. Por ejemplo, investigaciones recientes efectuadas en América Latina han observado un aumento del 250% en la pérdida de bosques dentro de las áreas protegidas en los últimos años. Sin embargo, existen ejemplos exitosos de manejo de las áreas protegidas en beneficio de las poblaciones humanas y del planeta; éstos serán reconocidos en la nueva Lista Verde de Áreas Protegidas que se hará pública en Sydney.

Calidad y no cantidad. Pese a que los países han intensificado sus esfuerzos para alcanzar los objetivos globales de protección del 17% del área terrestre y el 10% de los océanos para el año 2020, el avance hacia la consecución de los objetivos marinos es mucho más lento que para los terrestres. Además, si bien se presta mayor atención a la extensión de la cobertura de áreas protegidas, otros aspectos, como la identificación de áreas de especial importancia para la biodiversidad y la representación ecológica, son a menudo dejados de lado. Actualmente, una de cada cinco especies amenazadas no está salvaguardada por ningún área protegida, y está protegido sólo un tercio de las áreas clave para la biodiversidad del planeta.

Un reto de máxima importancia: el cambio climático. Hace sólo 10 años, los profesionales de las áreas protegidas no habían aún identificado el cambio climático como tema relevante para dichas áreas y, en consecuencia, apenas se mencionó en el anterior Congreso Mundial de Parques de Durban. En Sídney, la respuesta al cambio climático será un tema predominante en sus diversos aspectos, desde el aumento de la inversión en soluciones climáticas naturales hasta un mejor manejo de las áreas protegidas cara al cambio climático. También sabemos actualmente que las áreas protegidas son uno de los depósitos gestionados de carbono más grandes del mundo, conteniendo no menos del 15% del carbono terrestre de nuestro planeta. Las áreas protegidas también brindan baluartes naturales que contribuyen a la adaptación de las poblaciones humanas a los efectos adversos del cambio climático. Reducen el impacto de catástrofes tales como huracanes, inundaciones y deslizamientos de tierra, y amortiguan fenómenos climáticos extremos, con el consiguiente beneficio para las comunidades humanas. Sin ellas, el desafío que supone el cambio climático sería aún mayor.

IUCN WCPA Parks Australia NSW NPWS